Thursday, September 22, 2005

MANUAL

Día 22 de Septiembre de 2005

El siguiente es el fragmento de una idea que se me quedó a medio cocinar hace años y que si bien me gustaría pulir he decidido poner aquí para ver si alguien se ríe con estas vainas y me impulsa a seguirle dando al asunto (de nuevo la voluntad del doctor está desinflada y requiere pinchazos):

MANUAL DE SUPERVIVENCIA UNIVERSITARIA

EL PRIMER SEMESTRE

Esta primera etapa es la más importante ya que usted llega a un medio que no conoce y está expuesto a toda clase de vejámenes por parte de profesores y de alumnos antiguos, las profundidades de la selva africana resultan más amigables. Pero no se asuste, usted está armado con algo muy valioso y es su capacidad para discriminar lo que le sirve y lo que no. La siguiente es una lista de las cosas que le sirven:

- Lo primero es un mapa de la universidad, con este valioso documento en la mano usted puede empezar a ubicar los sitios estratégicos para su futura vida universitaria: los salones de juego, las canchas, los sitios donde se hacen las rumbas, los cineclubes, sitios seguros para dormir, lugares solitarios donde puede hacer lo que le de la gana y cafeterías en las cuales puede refugiarse de peligros tales como profesores y compañeros en busca de involucrarlo en la seudo-intelectualidad de quienes acarician los textos por primera vez.

- Tómese el trabajo de leer bien el contenido de las materias que le han tocado y escoja los horarios más cómodos para que al menos en los primeros semestres pueda dormir hasta tarde (después la cosa se pone difícil porque comienzan a aparecer las materias obligatorias de las 7 de la mañana, de las 12 del día o de las 8 de la noche)

- Tome las electivas más fáciles, las que impliquen el mínimo desgaste neuronal y físico, las que le gusten por sus afinidades y que le permitan sacar notas altas sin mayor esfuerzo (eso le puede salvar muchas veces el promedio, en otras le mejoran el oído y en otras por que no, el odio a futuras materias).

- Hágase amigo de los profesores, pero no sea lagarto, hágase el interesante y trate de opinar alguna que otra cosa en las clases para que lo tengan en cuenta ( no se exceda al principio, un “ajá”, un “pero por qué?” a tiempo pueden ser suficientes) y no le den tan duro en los exámenes, si los profesores son toma tinto o toma trago procure involucrarse en sus tertulias de descanso y haga el esfuerzo de hacerles creer que le interesan MUCHÍSIMO la mano de insulseses que le sueltan.

- Busque sus afines, los estudiantes que llegan medio despistados como usted son excelentes amigos y muy buenos aliados a la hora de la recocha y la locha (exclusivamente para esas cosas, ni se le ocurra hacer grupos de estudio con ellos porque ahí si se lo llevó el que lo trajo).

- Limítese a sacar las copias de lo que se verá en la clase, no se memorice las bibliografías que le pasan en cada materia, pues por lo general de eso solo se ve el 40% durante el semestre y el otro 60% hace parte de libros que muchas veces el profesor no ha leído y que usa para sentirse interesante.

- Sea discreto y conviértase en una persona más del grupo, evite ser exhibicionista, los que sobresalen mucho terminan de monitores de las clases y por lo general acaban calificando exámenes, separando salones, borrando tableros; es decir, haciendo el trabajo sucio (además son muy mal pagados).

- Mire a sus compañeros(as) como amigos solamente y si le interesa buscar pareja hágalo en otras facultades, los noviazgos entre colegas son frustrantes y comprometen a ambos en la responsabilidad y la competencia por ser los mejores en todo.

- Ubique los espacios fuera de la “U” donde se pueda pasar un rato relajado, lejos de los sapos, los lagartos y todo bicho que amenace su salud mental con el acoso por terminar un trabajo en grupo o estudiar para un parcial.

Las cosas que no le sirven:

- Los parches de intelectualoides y poetastros donde lo único que se puede ganar (además de piojos) es una temprana adicción a las drogas y ahí si que se pierden neuronas.

- Los parches revolucionarios (presentes más que todo en universidades públicas) donde le tratan de meter a usted toda clase de ideales ridículos y pasados de moda que curiosamente siempre terminan escogiendo la piedra como medio de expresión.

- Los grupos de estudio y las discusiones teóricas acaloradas que por lo general lideran tipos más ignorantes en el tema que usted...el estudio es algo privado y usted merece tener la posibilidad de estudiar sólo, en su casa, cuando le de la gana y sobre lo que se le antoje.

- Los talleres opcionales de fin de semana, porque usted merece respeto y el descanso en sábado y domingo es sagrado.

- Las lecturas sugeridas por los profesores, material que usted si mucho ojeará una vez y le acarreará gastos económicos inútiles, sin mencionar que su intelecto quedará tal cual como si no las hubiera leído, pues por lo general se trata de temas que usted apenas entiende o están escritas en idiomas extranjeros.

- Los amigos con carro que se ofrecen a llevarlo a la “U”, pues tarde que temprano le restregarán en la cara el favor, o tal vez si son del sexo opuesto le hagan propuestas que usted no tiene la menor intención de aceptar ( si esto último le ocurre con personas de su mismo sexo evítelo doblemente) (si a usted le gústale asunto, bueno, es cosa suya, pero no lo divulgue, le lloverían un número de propuestas que no se imagina).

- Las marchas por los derechos de...o por la libertad de...o en homenaje a...las marchas en cualquiera de sus formas posibles, pues le quitan tiempo y por lo general le pueden quitar salud si su anatomía termina acariciada por un garrote oficializado.

- Quedarse hasta el final en las clases nocturnas, las últimas dos horas siempre son improductivas.

- Hacer locha frente a la facultad, pues los profesores más sagaces lo pueden ir fichando, procure ejercer el divino arte de la pereza en facultades donde nadie lo conozca o a donde nadie va, las más solicitadas en este caso suelen ser: ingeniería civil, derecho, agronomía y terapia ocupacional.

- No anote todo lo que el profesor diga pues al finalizar la clase puede resultar que el tipo les dictó un tema que le tocaba a otro curso.

- Dormirse en clases con la luz prendida, si el sueño lo vence procure que sea cuando apaguen la luz para mostrar algunas diapositivas (no se afane pues dichas diapositivas no le aportarán nada que usted ya no sepa).

- Hacerse al lado de sus no afines, busque siempre sus aliados, pues los demás lo pueden dejar morir.

- Llegar sin copias a la clase, si usted no las ha leído sáquelas de todos modos y hágase el que pone cuidado, si se le quedaron las copias saque cualquiera de otra clase y lleve a cabo el mismo proceso, si es tan de malas que no tiene ninguna pida que le suministre una su aliado más cercano y en el remoto caso de que esté solo y el profesor le pregunte algo finja un desmayo (esta última estrategia pierde vigencia a la tercera vez de ser aplicada, no abuse de su suerte).


No olvide:

- Llegar a clase en el promedio de tiempo en el que llegan todos, hay profesores tan estrechos de mente que lo pueden ir dejando afuera por sus lucidas llegadas tarde, algunos le pueden cerrar la puerta en la cara y si usted no está preparado le pueden caer encima unas solitarias horas de espera en la cafetería mientras llega la próxima clase. Si llega muy temprano también es un problema pues por lo general terminará sosteniendo diálogos con la gente más aburridora de su semestre.

- Cuando se hagan trabajos de grupo recuerde siempre la siguiente frase de campaña: “YO LO PASO”. Con esto usted se convierte en engranaje fundamental del grupo y eso le evitará subsecuentes trasnochadas con sus compañeros...alguien tiene que ser sacrificado en esta odisea del estudio y no tiene que ser precisamente usted.

- Si su urgencia es alcanzar un buen promedio para tener beca, prepárese pues a más de uno lo motiva el mismo cuento y tendrá que peleárselo a dentellada limpia, comience desde ahora a engrosar su vocabulario con frases zalameras para dedicárselas a sus profesores, consiga unas gafas grandes “culoebotella” y vuélvase más recatado en el vestir; en resumen, comience a adoptar la fisonomía del sapo promedio.

- Distribuya su tiempo en el siguiente orden de prioridades:

Dormir más de 8 horas diarias.
Caerle bien al profesor de turno (si es el más cuchilla mejor)
Tener un medio de entretención siempre a la mano, walkman, cómics, revistas o libros que a usted le gusten.
No se le ocurra leer en la cafetería o en las salas de estudio, siempre habrá un pelmazo que le arruinará la lectura.
Mida sus límites y no se comprometa a terminar trabajos en tiempo record; por lo menos tómese una semana para cada trabajo así los mamertos de sus compañeros se rasguen las vestiduras, usted no vino a la “U” a sobresalir, vino a sobrevivir y con dignidad.
Que su tiempo libre quede cuadrado en horas y días que le sirvan, lo peor es tener un espacio entre las 2 y las 4 de la tarde un lunes o una clase los viernes a las 3.
Las noches son preciosas para usted y deben quedar libres para que usted haga lo que quiera así sea mirar el techo, nunca acepte que le vicien sus noches con trabajos de grupo o reuniones de estudio.
Y por último, tenga presente que sólo el 15% de lo que lee en las copias de su clase es útil para su carrera, aprenda desde temprano a discriminar la “cháchara” de lo verdaderamente importante.

2 comments:

Bailarina said...

Deberías continuar Dr Cómic, está muy bueno, me parece que es muy personal, aunque creo que quien lo lea se sentirá identificado con algunos apartes, a todos nos pasa más o menos lo mismo cuando entramos a la U. Te doy más tips para que escribas:

-El profesor que en primer semestre trata de intimidar a los estudiantes y siempre los humilla, gozando él de tan particular estilo.
-Los primiparadas, o sea aquellas cosas que uno hace o dice que evidencian que uno es primíparo porque de lo contrario no las diría o haría.
-No permitir que los parciales tengan un alto porcentaje de la nota total, preferiblemente rogar a los profes que haya bastantes quices y con alto porcentaje.
-Como tampoco permitir un sólo exámen parcial, al menos dos.
-Tratar de ir a cuanto evento haya en la Universidad y conocer gente (ojalá no babosa), uno nunca sabe cuándo los va a necesitar.

No recuerdo nada más por ahora, mucha suerte y espero ver más del manual de sobrevivencia universitario en próximas ediciones.

El cabo Bardamu said...

Es muy importante tambien caminar con seguridad y mirando al frente asi este mas perdido que turista japones, pues de lo contrario puede ser victima de una primiparada o peor aun ir a parar al lago contra su voluntad.