Sunday, June 01, 2008

Del que todos se acuerdan

31 de mayo de 2008

Gracias a mis dos fanáticas puedo decir que sí se me comenta...los lectores notarían también la lamentable incursión de un nuevo Troll, pero eso ya me tiene sin cuidado. Solo espero que no resulte ser otro de aquellos intentos lánguidos del tal Nitoxxx por querer figurar.

Pero bueno, hay que seguir adelante con este asunto de James Bond y a continuación el análisis de la siguiente e importante saga con el actor Pierce Brosnan.

LA REVISIÓN A JAMES BOND (tercera parte)

PIERCE BROSNAN

Al igual que Roger Moore, Pierce Brosnan tuvo una primera y notable incursión en la pantalla chica como el célebre detective Remington Steel. Papel que por fortuna no lo encasilló y le permitió alcanzar el papel de Bond tras la inocua caracterización de Timothy Dalton.
Brosnan tiene el mérito de haber actualizado al 007, su personalidad le permitió darnos un Bond creíble y que vendría a ser una especie de simbiosis entre Connery y Moore.
De este modo, si bien Brosnan posee el tipo de dureza característica de Sean Connery, también presenta los atisbos pícaros propios de Roger Moore.

Tristemente no quiso continuar la saga a pesar de haberse ganado la estima del público y de no aparentar tanto la edad (asunto que hizo necesario cerrar los ciclos Connery y Moore anteriormente citados).

Cada una de las películas de la saga Brosnan aportan elementos que mantienen vivo el mito y de algún modo lanzan al héroe hacia una nueva dirección comercial, nótese por ejemplo que es a partir de esta saga que entran en boga los video-juegos basados en el 007, de los cuales se destacan “Goldeneye” para Nintendo 64 y “El mundo no basta” para Play station.



La primera cinta de esta nueva saga, “Goldeneye” nos remite a los últimos momentos de la guerra fría y la caída definitiva de Rusia como potencia mundial. También tenemos giros narrativos interesantes como la aparición de otro agente 00, pero como villano de la historia. Pese a que algunas secuencias de acción son forzadas es innegable que Brosnan iba a pisar duro con su caracterización, además el cambio de M por una mujer que recuerda mucho el carácter de Margaret Tatcher, alimentaría el placer de las feministas que siempre habían criticado a Bond.






Luego vendría “El mañana nunca muere”, quizás la mejor y más completa de todas. Posee todos los elementos “Bond” con la dosificación perfecta. De paso debe citarse al reconocido actor Jonathan Price en un genial papel de villano megalómano. Aquí los caracteres secundarios cobran mayor importancia, sobre todo el papel de M, donde Judy Dench demuestra su tremenda capacidad interpretativa y un guiño a las cintas clásicas de artes marciales con la encantadora Michelle Yeoh.




Comenzando el nuevo siglo llegaría “El mundo no basta”, película que mantiene los estándares de la saga, pese a que se vuelve algo pesada al final, como que le falta algo de empuje...pero no puede decirse que no carezca de emoción. De nuevo se presentan giros nuevos jamás soñados en la saga como por ejemplo el secuestro de “M” por parte de ese maestro Robert Carlyle como villano de turno.




Llegaría el final de la saga Brosnan con “Otro día para morir”, película que despertó sentimientos encontrados pero que a mi en lo particular me pareció muy notable. Si bien es cierto que aquello del auto invisible y la modificación genética se ven como absurdos resulta que científicamente son probables y en ello radica la magia de Bond, en que casi todos los artilugios que ha utilizado en el curso de estos años terminan por existir. Brosnan le añade un nuevo toque al asunto, nos presenta al Bond prisionero de guerra, desaliñado, torturado y por primera vez proscrito de su propia agencia. Además que la chica Bond resulta ser una aparecida que se ganó algo llamado “Oscar”, la hermosísima Halle Berry y un suculento ingreso de Madonna como chica Bond de paso.

Bueno, para terminar citaré algunos elementos que han aparecido en diversas películas de James Bond, que en su momento parecían una locura pero que hoy son más que cotidianos:

- Un beeper en “De Rusia con amor” (1963)
- Un GPS incorporado al carro en “Goldfinger” (1965)
- Una fotocopiadora en “Al servicio secreto de su majestad” (1969)
- Una mesa giratoria en “Vive y deja morir” (1971)
- Una pistola desmontable en “El hombre con el revolver de oro”(1973)
- Una estación espacial tipo MIR en “Moonraker” (1975)
- Un lector de microfilms en “La espía que me amó” (1976)
- Una moto Ninja en “Nunca digas nunca jamás”(1979)
- Un submarino en miniatura en “solo para sus ojos”(1979)
- Un micrófono en miniatura en “Octopussy” (1982)
- Un computadora que identifica rostros en “En la mira de los asesinos” (1984)

En fin y de allí en adelante solo queda esperar como dije antes, si llegarán a existir los carros a control remoto como en “El mañana nunca muere”, los carros invisibles como en “Otro día para morir”.

Queda la última parte de este análisis con los Bonds para el olvido, espero que no se la pierdan.

2 comments:

madame web said...

jajaja
besos

NITOXXX said...

que paso? escuche que me nombraban. Pensé que ya se le había pasado el trauma.