Sunday, September 10, 2006

LA RENUNCIA

Día 29 de Agosto de 2006

Bueno, hay que aclarar que esta no es una renuncia laboral, al contrario, estoy comiéndome las uñas para no quedarme sin puesto.

Lo que a continuación voy a describir es quizás una de las más francas y personales intervenciones del Doc en este espacio, es más, solo un pequeño detalle paranoico me impide firmarlo con mi nombre real (que algunos conocen).

En fin, esta renuncia no daba espera, hace algún tiempo describí en las 100 cosas que identificaban al Doc un factor espiritual que se mantenía vivo a pesar de que para muchos el Doc sea considerado cínico, perverso y nocivo...yo creía en Dios, creía con una fe constante y tenía una capacidad para celebrar los pequeños triunfos en mi vida como parte de su plan.

Hablo en pasado pues a partir de esta fecha he decidido dejar de creer en un concepto ciego y sordo a mi dolor. Es duro desprenderse de las cosas pero hoy mismo me deshice de cuanto icono religioso había en mi hogar ¿y por qué?, pues porque me cansé de esperar una bendición que no llegaría jamás, me cansé de sufrir y de orar, me cansé de recibir paleativos mientras los problemas más pesados me caían encima con implacable magnitud.

He decidido pues desprenderme de esta consigna cultural que nos han metido en la cabeza desde niños del bien y el mal, de que el premio está en la otra vida y de la salvación del alma inmortal...¿para qué preocuparme por un infierno posible si ya vivo en él desde hace años?

Si existiesen Dios y su contraparte en estos momentos se pueden quedar esperando sentados pues mi alma se morirá conmigo y no le va a pertenecer a nadie. Si he cometido actos que van en contra de la moral y todas esas sandeces no me importa, me siento honesto conmigo mismo y eso es todo lo que me preocupa.

Traté de ser paciente, un Job moderno por así decirlo pero la cosa no funcionó y llegó el momento de tomar mis triunfos y fracasos como directa responsabilidad de mis actos, sin echarle la culpa o agradecer a entidades indefinidas que solo han servido para alimentar la codicia de aquellos que saben desde hace siglos que la fe es un negocio, y muy bueno por cierto.

Emprendo ahora el camino de la renuncia, no como ateo, pues me parece que la misma definición implica un vínculo, simplemente desde hoy se acabó la espera y el ruego, si algunos se resienten por esta declaración pues allá ellos, yo no me engaño un minuto más con este opio del pueblo tan nocivo, tan destructivo.

¿Las consecuencias?, tal vez de aquí en adelante las cosas mejoren o empeoren en mi vida, pero honestamente ya me tiene sin cuidado, el Doc hará como su ídolo Frank Sinatra y comenzará a vivir a su manera, sin ruegos, súplicas o esperanzas, simplemente lo que venga.

¿Arrogancia?, ¿suficiencia?, ¿pedantería?, puede ser, pero en el fondo lo que me sostiene es el dolor y si el camino de mi vida estará lleno de espinas tendré que empezar a hacer callo para que no duela...arrogantes, suficientes y pedantes los hay muchos y les va muy bien, pero no quiero ni emularlos ni envidiarlos, quizás ellos le recen al diablo cosa que tampoco estoy dispuesto a hacer...el Doc saldrá de este mierdero limpio y prístino para su propio beneficio y no para satisfacción de uno que abandonó este mundo y otro que se enseñoreó en el hace mucho.

La balanza entre el bien y el mal se quedó sin un alma, yo me bajo aquí y gracias por nada.

3 comments:

Didier Albán M. said...

Hola viejo.
Una de las cosas que confunden a la gente es que en nivel de respuesta de Dios es directamente proporcional a la cantidad de oracion que uno haga y eso es un concepto falso.
Te invito a leer este post de una mujer mexicana que entendio el asunto y al leerlo te darás cuenta cuan equivocados estamos en nuestro paradigma con respecto a Dios.

http://retratosdefamilia.blogspot.com/2006/09/el-padre-nuestro-en-un-11-de.html

El Cuajinais said...

Pues yo personalmente dejé de lado mi rleación con Dios hace un buen rato. Si existe o no, eso no es problema mío; así como no es problema de él lo que suceda conmigo, ni las cosas buenas o malas que yo haga o me hagan.

Suerte con tus vainas. Un saludo parce!

TORK said...

En eso de la renuncia a una fe no estás solo. Habemos muchos que decidimos dejar de delegar y comenzar a asumir.

He aquí un excelente blog acerca del libre pensamiento (no es mío):

librepensar.blogspot.com